Vitamina F

No puedo deshacer el nudo que rodea mi cuello, mis manos son cómplices del ritual carnal que nos envuelve. Soy más que un esclavo, soy dueño de cada uno de tus deseos.

Sexuales.

Tus uñas han declarado la guerra a mi espalda. Mi filosofía es tu estilo de vida, tus fantasías mi pan de cada día.

No tengo tiempo, me quité el reloj cuando todavía teníamos algo de ropa. Muerdo por cada beso pero soy tan sensible que no llego hasta que tú no llegues.

Mi lengua y tu cuerpo, un circuito donde cada curva es un misterio, cada travesía un laberinto. Me guío a base de tus gemidos.

Bordeamos el placer para alcanzar el climax.

Tu boca y mi saliva, íntimas amigas…

Anuncios

No es porno

Necesito trepar a un árbol como cual mono de ciudad para mantenerme lejos y cerca de tus huellas. Eres como la droga adulterada, a veces sólo me provocas para que no pare de mirarte y en otras en cambio, para que nunca pare de abrazarte.

Escucha, dime que no te gusta hacerme rabiar porque tu sonrisa pícara te delata, niña. La luna se acuesta antes que yo, yo no me canso de ver la estrella que se refleja en tus ojos.

Mi diablo niega que tenga algo que ver con tus juegos, me cuenta que todo lo has orquestado tú, secuestras mi corazón y lo dejas en un zulo. Necesita de tu oxígeno.

No tengo sentimientos, los tienes todos tú. Soy un hombre de hielo, sólo quiero un bolígrafo y un papel en blanco, donde cada línea que escriba sea para ti un beso, cada verso, unas sábanas que quedan empapadas de nuestro sudor.

…Sigue leyendo en la sexción privada

Tengo en la punta de la…

…las palabras metafóricas que te hacen vibrar, sentir. Siento si tardo mucho en llegar porque mientras que tú llegues al fin y al cabo yo ya llegaré, no tengas prisa. Parse. Con tranquilidad y buenos preliminares.

Alimento mi sed de ti a sorbos sin pajita en la curvatura de tu ángulo alfa. Con mi boca abarco todo tu diámetro. Con mis manos agarro tu pelo y estiro.

En otra vida tendría que haber sido un ángel porque al día de hoy quemo más que mil demonios. Me salen cuernos y dos alas negras.

Me quitas la corbata a mordiscos, pero que bestia, nena. Te ato las manos con ella sobre la cabecera de tu cama. Ahora escápate si puedes, guarra.

Prefiero seguir obsesionado con la palabra c o ñ o que con la palabra ñ o ñ o.

Seguir en mis trece cuando me dicen que soy poco romántico, hacer tambalear el coche en mitad de cualquier descampado. Ser amateur sin quererlo.

Aquí te pillo y aquí te…espero, porque cada dos por tres me castigas por ser malo, me cortas el pienso y hago como spider-cerdo, me subo por las paredes…

Hasta mi locura se vuelve cuerda por un rato, lo llaman lucidez yo lo llamo grado de desesperación.

Cada vez que me perdonas la farmacia se queda sin existencias de protectores de estómago. El encargado no lo entiende, me recomienda visitar a un facultativo experto en ninfomanía.

Mi vida no está escrita pero mi camino es una línea de puntos recortables y comestibles que empiezan por donde tú más quieras…Mi objetivo es tu fin mi aliento en tu nuca susurrándote de todo menos bonica…

Loco no, lo siguiente

He pervertido a las estrellas y me han contado un secreto, miro la aguja de mi reloj y mi tiempo no pasa, me transforma en reptil de ti, repto y repto, no paro de mirar, que coño, de tocarte, de sentirte.

Te mentí mientras lo hacíamos, te drogué a base de besos. Los mordiscos llegaban hasta en la medular de tus huesos. Repto y repto.

Recto, paso por dos curvas, me detengo en una, parece una rotonda. Aparco y saboreo cada mástil de esa aureola hasta llegar al centro de la ciudad donde se erige la torre más alta. Y dura como las piedras.

Repto hacia el sur, es hora de huir para jugar con tu coño, digo vagina. Tengo algún tic en la lengua, debo de moverla. Tus piernas como imanes que no se atraen se abren, sólo queda culminar, rellenar distintas profundidades.

Yo quiero que llegues, te vayas y vuelvas, total siempre estamos enganchados donde no cabe ni alfiler entre medio de los dos. Y si cabe es para agujerearnos la piel, para sentir esa mezcla llamada dolor y placer.

Llevo V párrafos y tu X orgasmos, no te empato ni de coña. Pero lo intento, no desisto.

Soy más que caprichoso, como dicen, lo siguiente de loco.

Tengo las venas de la p…. completamente hinchadas, algo que no me inquieta, y a ti sin embargo tampoco, esta dura hasta gritar basta. Y lo haces, pero estoy sordo de un pie.

¿Lo siento?

La historia del 8 un número impar sin precedente alguno. Autor desconocido.

Aquella tarde mi testosterona iba in-crescendo  al pensar que te vería. Conduje hasta aquel sitio andrajoso y maloliente en el que habíamos quedado

Tu tan hermosa esperabas en la barra.

Tu silueta al trasluz de aquel burdo e inoportuno biombo me extasiaba. Iba tan empalmado que fue mejor quitarme la chaqueta y atármela a la cintura en un intento de disimular aquello tan bestia que quería asomar

Al fin me puse sentado junto a ti y, sin ni siquiera haber trascurrido ni una milésima de segundo, el rabillo de mi ojo derecho divisaron unos senos turgentes y bien colocados, proporcionados pero con mesura.

Fue como un flash, y su clímax lo tuvo cuando mi cerebro ordenó a mis ojos mirar un poquito más hacia arriba, justo entre tu preciosa boca y tú tensar frente: tus poderosos y cautivadores ojazos verde.

Pero verdes, verdes. Ni los prados de Galicia, ni el mar del Caribe. Un verde explosivo.

Me hicieron estremecer, me fundieron en un dejavu.

Eras tu, mi primer amor. La chica con la pasé mi difícil pubertad y mi nauseabunda preadolescencia

Dejamos de vernos un buen día, cuando el siglo cambiaba y entrábamos en un nuevo milenio. Y nuestros caminos se volvieron a encontrar en aquel puto motel de carretera. Tú servías copas, yo las tomaba queriendo deshacerme de aquella monstruosa chica con la que tenía la cita. No fue casualidad acaso? Te parece justo vernos este asqueroso día.

Mis ojos no daban lugar a dudas, la desesperación era el color de mis ojos ensangrentados. Me moría por volver a ver esa piel lisa, tersa y blanquecina. Se me paraba el corazón al no recordar claramente la textura de tus pezones. Se me encogía el escroto por sentir tu peludita vagina.

Pero todos mis efímeros sueños, a la par que desconcertantes, se fueron al traste: tuvo que aparecer…Era él, inconfundible. Su tatuaje en el brazo me lo confirmó.

El “Rocco” si, si. El mismo que me amargó parte de mi cruda infancia. El mismo que en 6ª de EGB ridiculizó a todos los niños con su miembro de 24 cm.

Y terminé de morir cuando puede percatarme de que se besaban. Era, o al menos lo parecían, un matrimonio feliz.

No hubo más remedio: con la fea pasé la noche.

Por cierto, he de confirmar que no es una falacia: las feas follan mejor.

etéreo

He tratado de ser tu horquilla, penetrarte en cada uno de tus cabellos, separándolos de los unos de los otros. Y lo he conseguido.

He convivido con millones de tus orgasmos, me encantan tus mejillas cuando se enrojecen de esa forma. Soy el antídoto y la droga que necesitas.

Hoy, has deseado que mis manos te toquen, antes de ir al trabajo. Que te muerda la espalda mientras acaricio tus senos. Y lo has conseguido.

Me he propuesto tu cuerpo, me lo sé de palmo a palmo. Te miro y me corro, llámame precoz.

Pensar

Necesito que llueva y me jode mojarme. Soy el payaso que disimula verdades con voz de borracho en pleno teatro, Actuar, lo veo. Y una mierda, todo el puré en la quechua. Lo valoro…dos cristales rotos… ¿Me recibes?

Me siento en la línea de fuera de juego, y empieza una y otra vez la partida. Puedes correr, pero no puedes volar. Si te pones muy nervioso te juegas los tiempos.

Demasiados pensamientos en demasiadas situaciones.

Padezco de un abuso de información.

Desconecto entre turnos.