El día de la recarga

Continuación de la historia basada en hechos reales 000010

Adiós le dije, sin querer…y salí apresuradamente de la tienda.

Mierda… siempre huyo cuando me pongo nervioso. !Joder y no es pa menos! !que ojos tan golosos que tenía!

De camino al coche use mi razonamiento deductivo por la cuenta de la vieja, o lo que es lo mismo, pensé de manera muy simple:

…si se me rompe el móvil…tendré que volver a venir…pues nada…lo tiro…

movilviejoalsuelo.jpg

Noooo mierda mierda mierda! He tirado el móvil viejo!!!!

A ver…aquí está el nuevo…

jode…que bonico que es…Así, de negro…con rayicas…

Venga tio piensame decía a mi mismo, seguro que hay otra alternativa para volver a verla que de tirar el móvil nuevo al suelo…

Llegué al coche. Y claro, de nuevo los gorrillas y su “ayudita” pero bueno, a lo que iba, ya tenía una excusa para verla de nuevo. Solo era cuestión de tiempo a que mi cabeza se reajustara al acontecimiento vivido.

Haría simplemente, otra recarga en el mismo establecimiento…

Pues eso, pasaron los días y cada euro agotado de mi saldo me recordaba a ella…porque sabía que pronto la vería de nuevo.

llamandopaacabarsaldo.jpg

Y llegó el día de la recarga, el reencuentro de dos almas en un mismo perímetro cuadrado. Qué decir que estaba ansioso… deseoso de dejarme emborrachar por esos ojos…

Al entrar a la tienda y fijarme en ella constantemente, dejé latente que no venía a por una simple recarga…ella reía y reía…

jijijaja.jpg

Jijijajaque tal tu móvil nuevouys que tiempecico hace para ir a la playica…cuánto quieresque te recargue?? Jijijaja.

A la media hora acababa su turno, no podía ni debía irme sin ella, y lo más fuerte que ella sabía de mis intenciones…ella también quería…

pero su “complicidad gestual” me dijo que era yo el que tenía que dar el paso…o irme de nuevo con el rabo entre las piernas…

y zas, en toda la boca!

zasentodalaboca.jpg

En cuanto se fueron todos y la dejaron encargada de cerrar la tienda.

No eran mis labios…ni mi p

Eran cada uno de mis dedos taponando cada comisura de sus labios…

dibujando en su rostro una expresión de silencio,

de incertidumbre constante

niña– le susurré al oído…

soy tu niño malo…

…Continuará.

Anuncios

17 comentarios en “El día de la recarga”

  1. jeje es bueno si señor el relato, está muy bien..pero tendré que indagar como fue eso último de la boca, si se supone que le metiste los dedos sin más jaja, a ver si no se hubiera sentido algo amordazada o atragantada la chica.

    bessos

  2. es ultimo de la boca.. ¿es una metafora? de serlo igualmente no me aclaro… no no no…. por todo lo demas, excelente querido. procure no poner la misma fotos hombre!!! que la estetica del blog se petaaaaa

    besicos!!

  3. Si esq…. no podias evitarlo 😛 tenias que volver jejejejeje no se porque la 3º parte se presenta jugosita nene…… mmmmmmmmmmmm 😛

    Un besito wapo!!!

    PD: ya me he puesto enserio a estudiar…….

  4. Vas a comprar tabaco y te montas un lío con 2 tias… te compras un móvil y ligas con la vendedora y a saber que más pasará… y cuando vas a comprar condones qué pasa? la cajera y/o farmacéutica se lo toma como una indirecta? jeje

    Pa! 😛

  5. Lady sisiak, atendí a tus consejos 😉 Gracias por tus palabras! muchos besos!!!

    Krisss pero jugosita ehhh jejeje más arriba tienes la continuación xD
    Besossss niña!!

  6. Pa, no recuerdas los condones del mercadona y la cajera? jajajaja Besoss xiguita!!!!

    Dieguito 😉

    Isobel sisisis demasiada ternura emano por mis poros si jejeje Besosssssss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s