La pelota roja tiene la culpa

Rumbo al piso, abro la puerta principal y subo escaleras arriba.
Lanzo repetidas veces la pelota contra la pared, una y otra vez.
Me siento en sofá siguiendo con la rutina de tirar la pelotita.
Y de pronto, agarro un folio, un bolígrafo y anoto.

He tenido una idea

y no se me va a escapar.

La maquillo, la observo, la destripo en estribaciones, en diferentes raíces.

Me guardo la esencia, la valoro, y no la abandono.

Esta mañana he vuelto al piso mientras que las calles y aceras lloran de júbilo.

Donde me envuelve un ambiente etéreo encasillado en cuatro paredes,

mientras sigo mancillando y esbozando mi idea en una representación,

de letras, de palabras, de conjunciones armónicas, de deseos de factibilidad, de ansias de innovar emprendiendo.

Siento las cosquillas en mi barriga.

Es un camino harto complicado.

pero algo, es ALGO.

Anuncios

2 comentarios en “La pelota roja tiene la culpa”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s